Formas… ¿sirven realmente para algo?

Formas… ¿sirven realmente para algo?

Formas… ¿sirven realmente para algo?


Buenos días, a continuación les mostramos el artículo de WingTsun que publica la revista Cinturón Negro en la edición de este mes de Octubre.

Formas… ¿sirven realmente para algo?

En WingTsun existen seis formas (kata/tao):

1.-Siu Nin Tao ( Forma de las Pequeñas Ideas) 

2.-Cham Kiu Tao (Buscado los Puentes) 

3.-Biu Tze Tao (Forma de los Dedos Voladores)  

4.-Muk Yang Chong (Forma  de Muñeco de Madera) 

Estas cuatro primeras suponen la parte de “mano vacía” y posteriormente existen dos formas de armas:

5.-Luk-Dim-Poon-Kwan (Forma de palo)

6.-Bart Cham Dao (Forma de cuchillos mariposa)


Aunque puedan parecer muchas, sin lugar a dudas, el WingTsun es un estilo muy “pobre” en cuanto al número de TAOS (formas). La inmensa mayoría de los estilos más clásicos en China tienen en su haber más de 50 formas  diferentes. Entendemos las formas como los “libros” donde quedan reflejadas las técnicas y estrategias propias cada estilo. En ellas  se encuentran definidas  las claves de nuestros sistemas.

Creo que no es respetuoso hablar  sobre otros estilos que no conozco en profundidad y por supuesto no lo haré, aunque debo referirme a algunos de ellos para trasmitir bien la idea que quiero mostrar en mi columna de hoy. Comenzando por el  sistema que yo practico… en WingTsun las formas y el orden de las mismas, trazan un itinerario muy concreto que marca de forma muy clara el progreso  de un practicante. Estas seis formas/taos  establecen  una especie de “estaciones” o puntos de inflexión que marcan los niveles de conocimiento entre los practicantes de WingTsun…

A modo de anécdota, me gustaría contarles como cuando comencé en mi andadura en este estilo veía con mucha claridad la línea que marcaba la diferencia entre los practicantes de WingTsun  que conocían la forma Biu Tze Tao y los que aún no  tenían la fortuna de haber llegado hasta el tercer nivel técnico (grado donde se aprendía dicha forma en nuestra escuela).  El conocimiento y práctica de esta “tercera forma” suponía sin lugar a dudas un cambio sustancial en el modo de moverse de un practicante de este estilo.  Eran diferencias más que evidentes que radican sobre todo en la posesión de un arsenal técnico y estratégico mucho mayor que los alumnos menos avanzados, pero también un cambio muy importante en la forma de movimiento (mucho más versátil y adaptable). Ni que decir tiene, que era un objetivo para cualquier practicante principiante poder llegar a ese nivel…

Pero.. en los primeros años de práctica tenía muchas dudas acerca de la verdadera importancia del entrenamiento de las formas. Centrado en una búsqueda de la eficacia total en combate, me preguntaba si realmente me hacían mejor en combate la práctica de dichas formas. Digámoslo de otra manera: no podía demostrarse que practicando las formas se pelease mejor. Y de hecho, solía comprobar como algunos practicantes que conocían tan solo la primera forma de WingTsun SNT eran capaces de vencer con cierta facilidad a otros mucho más técnicos y avanzados… Curioso…

Suelo tener relación con maestros y practicantes de otros estilos y puedo afirmar sin ningún tipo de dudas que todos los practicantes de Artes Marciales alguna vez en su vida se han preguntado estas cuestiones acerca de sus propios estilos. Me gusta  bromear con algunos de ellos afirmando que si hiciésemos una competición tipo “open” y vistiésemos a todos los practicantes de los más diversos estilos de Artes Marciales con un mismo uniforme  sería casi imposible reconocer quién es quien en cada momento. Al final todos hacen una forma de combate  bastante similar. Pero mi afirmación de hoy quiero llevarla un poco más allá…

 ¿Dónde quedan entonces las técnicas puras y estrategias que hacen tan diferentes ( al menos en apariencia) a unos estilos de otros? Es cierto que si uno ve una clase de Hung Gar, Tai Chi Chuan, Wing Chun  o Choy Li Fut  puede percibir una inmensa riqueza técnica  y estratégica. Una forma de movimiento  diferente de unos estilos a otros. Incluso una filosofía que dota a cada uno de los estilos de kungfu chinos de una idiosincrasia propia; ÚNICA. ¿dónde quedan entonces todos estos argumentos  cuando llegamos a un combate?

¿Por qué el practicante de Choy Li Fut (por poner un ejemplo) no es capaz de poner en el campo de batalla las técnicas de su extraordinario sistema y tiene que recurrir a hacer algo parecido al Full Contact?

Bueno… la respuesta no es sencilla, pero… Llevo años investigando acerca de cómo mejorar mi estilo y me di cuenta de varios errores bastante importantes que hacen prácticamente imposible la aplicación de nuestro arsenal en un combate libre…Ni que decir que es una opinión personal y que muestro con todos mis respetos y la humildad de un practicante de Artes Marciales que quiere mejorar el mundo al  que me dedico.

El primero de ellos y en mi opinión el más importante es que ENTRE LA TÉCNICA Y EL COMBATE LIBRE HAY UNA DISTANCIA SIDERAL…

Entre el trabajo que encontramos en las formas y una confrontación real existen diferencias técnico/estratégicas demasiado grandes. No se tiene en cuenta elementos tan importantes como miedo, tensión, enfoque, distancia, etc…

Es prácticamente imposible aplicar las técnicas del “libro” cuando dejamos de hacerlas “solos” y las confrontamos a un compañero/adversario. Por supuesto que existen trabajos para intentar aplicar   trabajos en pareja… Son buenos intentos de hacer menor la distancia entre la técnica y el libre de combate, pero yo creo que faltan algunos peldaños más entre uno y otro punto.

Entonces procedería preguntarse: ¿para qué entrenar tanto las formas? O ¿merece la pena invertir tiempo en entrenar las formas?

Aunque durante años pensé lo contrario, ahora creo firmemente que SI. Es fundamental. Entiendo que no puede haber un crecimiento real y llegar a los niveles avanzados sin estudiar de forma minuciosa las formas y sus matices. Suelo utilizar el término “la técnica es el conductor…”. Y  tras veinte años practicando este estilo creo firmemente en eso.

¿Por donde comenzar? En primer lugar mostrar todas las formas a los practicantes que están dispuestos a dedicar tiempo y esfuerzo al estudio y sobre todo hacerlo en un tiempo razonable (no es necesario 30 años para aprender seis TAOS).

El segundo paso debe ser: “sacar” las técnicas del libro y experimentar con ellas y someterlas al filtro de esos elementos que he comentado anteriormente. La realización ejercicios en movimiento donde el trabajo de adaptación progresivo a un “ambiente hostil” utilizando nuestros elementos técnicos y tácticos nos permita “creer en ellos” hasta poder realizarlos “incluso” en  una situación límite. Esa labor no se ha hecho en nuestro estilo… O al menos, no se ha hecho con todas las partes de nuestro sistema. Esta es  sin duda la razón por la que la imagen que la gran mayoría de  practicantes de AAMM e incluso MUCHOS PRACTICANTES DE WINGTSUN tiene de nuestro sistema:   puño en cadena, pasos hacía delante, codazos y rodillazos…

Pero, ¿y el resto del estilo? ¿y el resto de trabajo de las formas que expongo al principio de esta columna? Bueno… sencillamente creo que no se ha entrenado de un modo adecuado. Creo que las formas han quedado como meras COREOGRAFÍAS que forman parte de lo folklórico. Quedando más como un recuerdo de lo que quizás un día fue el WingTsun y dejando fuera una labor fundamental:  Experimentar, entrenar, estudiar…

Estas son palabras que suenan muy bonitas, pero a la que pocos practicantes de este sistema se atreven. Estas cosas suponen FALLAR, equivocarse, tomar conciencia de que seguramente no somos capaces de hacer en movimiento muchas de las cosas que nuestro estilo tiene en su estructura. Al fin, una simple cuestión de EGO.

Pero… creo absolutamente necesario someter todo el sistema a esta labor. Las formas son nuestro “libro” pero además de técnicas son fundamentalmente  IDEAS. Y es con ellas con las que hay que trabajar.  Si dejamos  vivir tan obsesionados con la eficacia HOY y practicamos a más largo plazo sin miedo al fallo o el  equivoco, estoy total y absolutamente seguro de que nuestro sistema (y otros) comenzarán a tener resultados maravillosos. A menudo en mis clases, cojo elementos de secciones y formas avanzadas (Biu Tze, Muñeco de Madera, etc…) y obligo a mis alumnos e instructores a “jugar” con ellos. Los resultados son de lo más esperanzadores.

Mi propuesta pasa por una “adaptación al medio” mediante el conocimiento profundo de la técnica de nuestro sistema. Y por supuesto por el uso de algo que se está perdiendo en el mundo de las Artes Marciales: Sentido Común…

Seguiremos hablando…

Sifu Salvador Sánchez

TAOWS Academy

About the Author

Leave a Reply

Resuelve * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies